Somos Energía y por eso ¡Tú Puedes Sanarte a Ti Mismo!

publicado en: Energías, Entradas, VA de SALUD | 0

Hoy el tema va de chakras pero  no hablaré tanto sobre ellos, sino más bien sobre la energía; al final estos son centros energéticos, pero siempre nombro al menos algunos de ellos y hoy hablaré en términos más generales.

 

Somos Energía y por eso ¡Tú Puedes Sanarte a Ti Mismo!

Si yo soy energía, ¿Cómo no voy a poder  equilibrarme?

 

¡Claro que puedo, puedes y podemos!

Qué quizá no cuentes con el conocimiento para hacerlo es otra cosa, pero sería muy poco razonable no creerlo, si quieres mirarlo desde la perspectiva mental, que si reducimos a que somos materia y que a su vez la materia está compuesta por energía, cómo sería posible que la energía que no se destruye ni elimina, sino que se transforma, no se pueda equilibrar con energía?

 

Si partimos de la base que se transforma, y que todo es energía, entonces  si tengo un déficit y me siento agotado, sin fuerza, malhumorado etc. , la solución está en primer lugar en identificar qué es lo que me está consumiendo a nivel energético, y en segundo en saber cómo reestablecer mi energía.

 

Bien, a esta altura si nos estás siguiendo, sabrás que hay diferentes terapias que contribuyen al equilibrio y restauración de la energía, pero y si no puedes recurrir a un terapeuta y si no cuentas con los conocimientos para revertir la situación?

 

Bueno, para eso es que puedes buscar en nuestro Facebook o en soyser.com, una gran cantidad de recursos que vengo escribiendo hace tiempo, son gratuitos y te aseguro que si te lo tomas enserio, lo conseguirás.

Pero además, no importa si estás iniciada /o en alguna energía, también puedes recurrir a tus pensamientos, a tu intención, a tú decisión de sanar y ¡a tus manos!

Los 3 primeros son básicos para conseguir utilizar tus manos, y seguro te sonarán conocidas las frases a continuación…

 

  • Creer es crear
  • Tus Creencias te limitan o te liberan
  • Tú tienes el poder
  • Somos lo que pensamos
  • Querer es poder
  • ¿Quieres algo? ¡Enfócate!

 

Bueno y hay decenas de frases similares y son ciertas, y como te decía si tú crees que tus manos pueden sanarte así será, pero si crees lo contrario también será verdad, entonces ¿Qué escoges creer?

Y si eres muy mental, cambia la pregunta  a si te toma la misma energía pensar a favor que en contra, entonces ¿por qué no piensas en algo que puede favorecerte?

 

Somos  energía

 

Una de las primeras cosas que hacemos de niños cuando nos damos un golpe, es llevar nuestras manos al dolor y es de forma automática, es puro instinto, ¿No te parece que es muy significativo y que por algo será?

Bueno, entonces ahora que me he explicado vamos al punto…

 

¡Sánate con tu propia energía!

 

Sé que se puede y con todo respeto a los Reikistas y sin olvidar que soy maestra de Reiki.

Pero una cosa no quita la otra y creo que estamos viviendo momentos en dónde es muy importante conectar con el sistema curativo de cuerpo, por eso te propongo lo siguiente y si quieres, cuando lo hagas me cuentas la experiencia.

 

  • Toma tres respiraciones profundas
  • Levanta tus manos con las palmas en forma curvada, como haciendo una cuchara
  • Elévalas a la altura de tu pecho, una palma frente a otra y curvadas
  • Luego júntalas un poco pero sin que se toquen e intenta visualizar una bola de luz entre tus manos, puede ser blanca o verde
  • Sostén la postura hasta que comiences a sentir un hormigueo y poco a poco más calor entre ambas manos (es decir lo que sería la bola de luz)
  • Cuando sientas que es suficiente aplica las manos sobre el área a sanar

 

Esto es para ti, pero si deseas hacerlo para otra persona también se puede , pero ten en cuenta que lo primero que debes hacer y antes que nada, es anclarte a tierra para no agotar tu energía (Qi, Chi, etc.).

Así es que con los pies descalzos, imagina que unas raíces muy fuertes crecen desde tus pies y bajan al centro de la tierra y se agarran a ella, pide asistencia si crees en Dios, Ángeles, guías, etc., y confía en que todo estará bien y estarás siendo guiada.

 

A continuación haz 3 respiraciones profundas, siempre visualizando las raíces, cuando termines la sesión, da gracias a la energía y a tus guías.

En algún momento (espero no muy lejano)  haré una meditación de sanación, esta es la base pero por supuesto iremos más profundos.

Si te ha gustado, regálame un like y comparte con personas que creas les puede ser de utilidad! Feliz día!

 

Post by Verónica Alva

 

Descargo de responsabilidad

Este artículo está basado en mi propia experiencia y bajo ningún concepto pretende dar consejo médico, es sólo de carácter informativo y aportando opinión personal.

¿En serio?¿Te vas a ir sin comentar?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.