De Regreso a Tu Ser (cuando ya casi llegamos a mitad de año)

publicado en: Crecimiento Personal, Entradas | 0

Me parece increíble, en estos días he caído de que prácticamente se me han pasado 6 meses del año, bueno a mí y a todos por supuesto, pero es que no me he dado cuenta ha sido un abrir y cerrar de ojos.

"De Regreso a Tu Ser (cuando ya casi llegamos a mitad de año)"

Es una sensación muy rara porque por un lado siento que no he hecho nada, mis proyectos y planes a corto y medio plazo se han ralentizado, no están en pausa, pero van a otro ritmo, mientras que a la vez siento que he vivido y me han pasado tantas cosas tan intensas que no parece que llevemos 2 meses y días aislados, sino mucho más tiempo. ¿Te sucede también?

 

De regreso a Tu SER que ya ERES

Es verdad que una minoría ha continuado trabajando, algunos en turnos reducidos, otros completos y hasta doblando turnos como puede ser el caso del personal sanitario.

Sin embargo, este tránsito inesperado por el cual estamos atravesando, de alguna forma nos ha re-conectado puede que a través del dolor o por medio del darnos cuenta de cosas e incluso tan sólo por el hecho de parar.

"De Regreso a Tu Ser (cuando ya casi llegamos a mitad de año)"

 

Con esto último me refiero a que ha tenido que ser necesario un decreto que nos llevara al aislamiento para tener tiempo por ejemplo de …

 

  • Disfrutar de nuestro hogar
  • Compartir tiempo con la familia
  • Ordenar armarios, baúles, limpiar a fondo, organizar la casa en general
  • Dormir más de la cuenta
  • No poner despertadores ni alarmas para levantarnos
  • No tener horario para irnos a dormir
  • Olvidarnos un poco o del todo de los horarios
  • No quitarnos el pijama en todo el día, aunque no fuera fin de semana
  • Jugar, bailar, cantar, leer, escribir, reír, preparar comida casera y por qué no ¡también llorar!
  • Y hasta quizá en algún momento has podido volver a experimentar lo que es “estar aburrido”

 

Nos hemos dado cuenta que tan importante es el estar con otras personas, el contacto, la mirada que ahora parece que quedará tras el continuo uso de gafas por el bicho.

Los labios delineados de cualquier persona, su sonrisa, ahora cubierta por mascarillas y dentro de poco quizá ya no se use llevar pelo, porque dicen que en el cabello el bicho se queda impregnado de forma muy fácil.

 

Y sí, venía escribiendo muy bonito como a mi me gusta, pero hay que ser realistas y lo último que acabo de escribir también es parte de lo que estamos viviendo.

 

Como también lo es el hecho de que cientos de personas se han dado cuenta de que en realidad no aman a su pareja, la convivencia forzada se ha vuelto insostenible. Pero de igual forma, personas que están solas han tenido tiempo para sentir y reflexionar acerca de lo importante que es apartar un tiempo para compartir con quienes más queremos, relacionarnos y comenzar a movernos de otra forma, para que no haga falta que decreten un encierro colectivo para que “Nos permitamos parar”.

 

No diga que sea tarea sencilla hacerlo, pero de verdad en todo este tiempo no te ha dado por pensar y preguntarte si la vida que llevas ¿es la vida que te quieres llevar?

Y de regreso al Ser, es también ser consciente que ahora que podemos salir y tener un poco más de libertad es momento de rescatarnos aún más y re-conectarnos.

 

Hemos estado conectados con aspectos muy importantes de nuestras vidas que para muchos estaban olvidados, pero cuidado, porque para quienes entraron en estado automático, han permitido que les conecten a…

 

  • La tecnología de forma desmedida, llenándose de infinitas ondas electromagnéticas
  • A comer cualquier cosa a cualquier hora
  • A no tener acceso al contacto con la naturaleza a menos que tuvieras un jardín o vivieras en el campo, nada de baños en el mar, en lagos o similares, nada de salir a caminar por la montaña, playa, etc. Perder el contacto con la madre (tierra, naturaleza) es perder la confianza, la seguridad, el sustento saludable…
  • Nos desconectaron de los abrazos, los besos, las miradas, las sonrisas, el apretón de manos…

 

Pero, todo esto hace que tú, yo y todos nos podamos replantear qué queremos, cual es nuestra prioridad, hacia dónde vamos en la vida.

Y por si acaso, no ha sido suficiente, imagínate por un segundo qué sentirías si todo esto se repitiera.

¿En serio vas a correr el riesgo de renunciar a tus sueños?

¿Te sientes de Regreso a tu Ser? ¿Qué aprendizaje te ha dejado toda esta situación? Me encantaría leerte y si te ha gustado ¡te agradezco infinito que compartas!

Post by Verónica Alva

¿En serio?¿Te vas a ir sin comentar?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.