Ser un Animal de Costumbre

publicado en: Entradas | 0

"Ser un animal de costumbre"
Ser un animal de costumbre

 

Vivir en automático

Ser un animal de costumbre suena algo brusco, quizá desubicado y hasta ordinario, pero si queremos llamar a las cosas por su nombre, creo que es una denominación adecuada. ¿Cuántos podemos decir que no lo somos? Quiero creer que no es así la mayor parte del tiempo, al menos incorporo muchas acciones que llevo a la práctica para que el automático no se apodere de mí (si yo no quiero).

Sin embargo, y aunque cada vez se habla más de ello, no sé cuántas personas pueden existir que cada día se levanten y creen de forma consciente las vivencias que experimentarán durante la jornada.

Creer es crear

Sería genial creernos el hecho de que todos, absolutamente todos, podemos diseñar nuestra vida y esculpirla tal cual la deseamos, si creemos que podemos seguramente lo haremos. Pero, a veces pienso que ese momento está lejano en el tiempo.

Todavía muchas personas siguen creyendo que existe la mala o buena suerte y que todo lo que les sucede tiene que ver con algo externo a ellos; por ejemplo, el gobierno, el clima, la política, etc. Con esos pensamientos se convierten en víctimas, entregan su poder.

Por una parte es justificable, es más fácil echar la culpa fuera de nosotros y hacer responsable a otros, pero la realidad es que  mientras no seamos capaces de tomar toda la responsabilidad en relación a nuestra vida, no podremos  cambiar las creencias que nos bloquean, y que no nos permiten avanzar y evolucionar para vivir una vida más plena.

Si asumimos lo que hemos hecho o hacemos, lo que sentimos y lo que pensamos sin juzgar si es bueno o malo, sin culpas, simplemente “Hacernos cargo de ello”, comenzamos a tomar consciencia, y desde ese lugar el cambio es posible; porque ya nada ni nadie es culpable de lo que me sucede.

"Ser un animal de costumbre"
Ser un animal de costumbre

Poder personal

Es cuando podemos salir del espiral y entender y comprender que debido a que realicé tal acción, obtuve tal consecuencia y en base a ella vivo lo que vivo (valga la redundancia); esto es poder personal, ahora mira qué diferente es cuando entregamos  éste poder y no nos hacemos responsables de nuestra vida, te doy  un ejemplo.

No consigo trabajo porque hay crisis económica, el paro aumenta cada día, etc. En vez de asumir que en realidad prácticamente no has salido  a buscarlo y que lo poco que has intentando, estaba acompañado por una actitud de desgano.

O por ejemplo, una típica es decir “He llegado tarde al trabajo porque había un atasco”, cuando  la verdad es que te has acostado tarde y te has quedado dormido.

Decir lo que es sin rodeos aunque no le guste a nadie es mantenerte en tu sitio y en tu poder,  es tomar responsabilidad y darte la oportunidad de dejar de ser un animal de costumbre para ser un animal que diseña, estructura y define su vida de acuerdo a lo que desea.

 Y tú ¿Te consideras un animal de costumbre? ¡Cuéntame!

Post by Veronik A. García

Dejar una opinión