Por un minuto de Paz

 

"Por un minuto de Paz"
Por un minuto de Paz

¿Qué harías por un minuto de Paz?

 

Aunque no nos detengamos a pensarlo, muchas personas serían capaces de entregar absolutamente todo lo que poseen.

Y la verdad no es difícil de imaginar que así sea, sobre todo cuando vivimos en nuestra propia piel situaciones que nos atraviesan como un torbellino huracanado, lleno de intensas emociones y quizá hasta miedos.

Es en esos momentos en dónde parece que todo carece  de importancia, solo ansiamos paz.

Me imagino lo que puede llegar a ser para personas que han nacido en medio de la guerra y aún continúan en ella, porque tal vez no tengan el privilegio de conocer ese estado, pero sí para aquellas que de pronto de un momento para otro, se encuentran en tal circunstancia; debe resultar desesperante y sí creo que es posible tener un atisbo de lo que ello significa, pero a menos que se haya vivido una situación verdaderamente extrema, tampoco será posible entender de lo que se puede ser capaz con tal de conseguir paz.

Un estado que debería ser natural en el ser humano y sin embargo es la mayoría de las veces tan anhelado porque no se tiene; sé que hay quienes viven casi de forma permanente en paz, saben valorarla,  disfrutan y agradecen ese sentir, ese ser, ese estar…pero son muy pocos en el mundo.

"Por un minuto de Paz"
Por un minuto de Paz

Luego de la tormenta…

¿Cuántos de nosotros podemos decir que nuestra vida se desliza por un camino de eterna paz?; sin embargo qué bien se siente, en esos momentos en que la perturbación que teníamos era tan fuerte, que cuando por fin se disipa parece que el silencio se hace más profundo y más grande, es como si se creara un vacío que hace que podamos respirar hondo, y apreciar las sutilezas, que en estado de tormenta interior no éramos capaces de sentir, porque otras emociones nos tenían atrapados.

 Me pregunto… Será necesario que una y otra vez haya que [inlinetweet prefix=”” tweeter=”” suffix=””]atravesar tornados para luego valorar la apacible calma[/inlinetweet]?

 Si me remito a mi querido Osho, él diría, “Son opuestos complementarios, sin uno no sería posible que existiera el otro”; y con esa explicación no me queda mucho más para añadir, porque considero que en el mundo dual es así, quiere decir que existe la paz  y su opuesto es la guerra y se distingue uno de otro justamente porque están ambos. Si viviéramos en un estado de guerra permanente…. ¿Cómo sabríamos qué es la  paz?

Mi aprendizaje luego de la tormenta es…

  • Respirar profundo al aire libre al menos 5 minutos cada tarde
  • Sentir el aroma de las flores, el césped, el mar, una fruta, cuándo menos una vez al día
  • Ofrecer u ofrecerme un gran abrazo lleno de amor incondicional
  • Cerrar los ojos para sentir el orden del universo, perfecto, omnipresente, sublime…

 Y tú, ¿qué haces para cultivar tu paz? ¡Comparte tus experiencias!

Dejar una opinión