Las etapas de la vida,¿Conoces tus estaciones?

publicado en: Crecimiento Personal, Entradas | 0

Cuando observamos cada  estación en la naturaleza, tenemos la certeza de que nada será permanente, ni la desnudez de los árboles en otoño, ni el frío helado del invierno o el perfume y colorido de las flores en primavera o el intenso y cálido sol del verano….

Las estaciones, dividen los ciclos del total de nuestra vida. Por un lado, llevando la mirada hacia atrás, nos damos cuenta de cuánto nos hemos desconectado de la naturaleza al salir de los campos.

 

Las etapas de la vida,¿Conoces tus estaciones?

Encontrándonos a través de la naturaleza

Por ejemplo, en el otoño se cosechaba guardando un resto importante de lo obtenido para pasar el invierno; cuando esto ocurría se podía hablar de buena fortuna.

En invierno, si hubiera abundante cosecha entonces se podía dedicar tiempo a descansar, pensar, leer, reflexionar y planificar;pero de no haber sido así, entonces no sería una temporada fácil de afrontar.

En primavera, ya se renuevan las esperanzas y parece que todo se va tornando más fácil, y con los días largos, también da la impresión de que tenemos más tiempo y va llegando el verano y es aquí donde muchas personas se confían. 

Esa calidez y bienestar que se siente en esta época muchas veces hace que se nos olvide que el invierno está a la vuelta de la esquina otra vez y que si nos relajamos demasiado y dejamos de poner energía en nuestros objetivos, todo puede venirse abajo en un abrir y cerrar de ojos.

 

Así, todo cambia y una y otra vez podemos volver a comenzar y hacerlo mejor la próxima temporada,  pero… y si vamos a las estaciones de la vida en general? Y si recorremos esos periodos que transitamos sin detenernos a pensar que No Somos Eternos? Bueno, es verdad que este pensamiento ocurre sobre todo durante los primeros 30/35 años a menos que hayas vivido el fallecimiento de un familiar muy cercano y querido antes… Sigue leyendo y recorramos juntos las etapas, seguro que la primera te suena…

 

Estás en la Primavera de tu Vida 

Es una frase típica, esta etapa dura hasta los 20 años y es aquí en dónde reforzamos nuestra personalidad, adoptamos creencias, solemos malgastar el tiempo y tener hábitos un tanto despreocupados, además de que el entorno social cobra una importancia desmesurada, pero todo es parte de la experiencia prevista.

 

Después viene el verano

 

Por lo general, es un periodo de impulsos producto a la gran cantidad de energía que se tiene y pasión con la que se realizan las actividades. La carrera universitaria suele estar terminada y el plan de casarse y tener una familia es algo que se empieza a tener en mente, no sin antes haber viajado, tenido momentos de ocio prolongados o incluso todo lo contrario, volverse obseso del trabajo para acceder a un invierno cómodo y planificado.

 

La llegada del otoño…

De pronto te das cuenta de que has caído en un segundo plano (esperemos que no más allá), y que tus hijos y esposa se han convertido en el centro de tu atención, Ahora mismo las responsabilidades familiares y el enseñar a otros tanto en tu área laboral como personal son tareas frecuentes.

Tu mentalidad se vuelve más estratega, te has dado cuenta que los impulsos no siempre son buenos y que es mejor estudiar la jugada antes de mover ficha. Con frecuencia es una época en la que se cambian hábitos, ya sea porque nuestra salud comienza a verse deteriorada o por una mayor consciencia.

también ocurre que deja de tener importancia lo que otros piensen y digan de ti.

Puede que en tus estaciones anteriores no hayas sido muy ordenado y los caminos escogidos te llevarán a tener un otoño difícil y de replanteamientos o bien todo lo contrario, puede que te encuentres agradecido,  disfrutando de tus logros y de una vida confortable.

Otro aspecto que cobra importancia en esta estación son nuestros padres, suelen estar mayores y requerir de más atención o de aceptación y resolución de situaciones por nuestra parte.

 

Llegó el invierno…

Ahora mismo parece que todo se detiene o que las cosas se producen de forma lenta, aunque la cabeza/mente, lo planifica y visualiza de forma rápida y hasta es capaz de programar una serie de actividades para el día, de las cuales apenas un tercio se pueden llevar a cabo.

Parece que el cuerpo va a otro ritmo, es necesario descansar más aunque paradójicamente las noches se hacen más cortas, se duerme menos, se madruga más.

¿Te acuerdas al principio del post? El invierno es para descansar, reflexionar, leer un buen libro…y así es esta etapa, en dónde se hace una revisión de lo que ha sido la vida, de la evolución personal, de lo que podríamos haber hecho y se considera que hoy ya no se puede.

 

Si los hijos en caso de tenerlos ya no están en casa, puede ser una buena idea buscar actividades que podamos hacer y en las que encontrar nuevas personas con quienes compartir.

La aceptación de la vida que nos hemos forjado, es una de las claves para sentirnos bien con nosotros mismos y hacer los cambios que están en nuestras manos para proveernos mayor bienestar y disfrutar de los momentos que las vida nos trae.

 

¿Qué piensas sobre las estaciones de la vida?

Yo personalmente, luego de lo vivido recientemente y de lo que aún vivo con mi mamá, creo más que nunca que ya no importa lo que hagamos a cada instante, sino cómo vivimos y sentimos ese lapso de tiempo.

¿Estás haciendo un trabajo que no te agrada? Y si le das la vuelta para hacerlo de la mejor forma posible para ti y para tu empleador? Y sí lo bendices y agradeces cada día? Por qué habrías de vivirlo enfadado, triste, resignado,,,, sin duda estas emociones te harán mal, pero si lo haces con otra actitud mientras vas al encuentro de algo que te gusta más, cuando este momento llegue estarás saludable y con energía.

 

  • No tiene sentido juzgar, resistirse, perder el tiempo en albergar emociones que nos enferman.
  •  Ríe aunque no tengas ganas, finge! 
  • Abraza, aunque te cueste ser cariñoso!
  •  Di Te Quiero aunque tengas miedo del rechazo! 
  • Di te respeto, aunque no comparto tu visión!
  •  ¡Salta del sillón, pon música y baila aunque sea solo!

 

Y tú, ¿cómo llevas las estaciones de tu vida?

Si te ha gustado el post, te doy las gracias por compartirlo, feliz día!

 

Verónica Alva

¿En serio?¿Te vas a ir sin comentar?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.