La Importancia de Cuidarte en Tu Embarazo Adolescente

Puedo hablar mucho al respecto, tanto por lo que puse en práctica como aquello que no hice y hubiera sido muy bueno hacer mientras duró mi embarazo adolescente.

Cuando vas camino a ser una mamá joven hay cientos de cosas que no se te ocurren en el momento; en mi caso a los 16 años sufría de acné como suele ocurrirle a la mayoría de las adolescentes de esa edad y está claro que aún, no eres consciente de los cambios que tendrán lugar en tu cuerpo.

Justamente porque se es muy joven puede pecarse por no hacer absolutamente nada y es un gran error porque todo aquello que consumas, apliques y ejercites será algo que dejará huella en tu vida y que más tarde, cuando seas mayor podrá ser un beneficio añadido o todo lo contrario.

"La Importancia de Cuidarte en Tu Embarazo Adolescente"

Cuando ya sabes que estás embarazada

Nunca se sabe  qué puede pasar en un futuro, puede que continúes con tu actual pareja (si la tienes) o que estés sola y que algún día te encuentra nuevamente acompañada. Sea como sea te aseguro que te gustará mirarte al espejo y sentirte bien con lo que ves. Así que…

No dejes de aplicar crema hidratante sobre tu piel o una apropiada para tu tipo

En las zonas más propensas a la aparición de estrías (Abdomen, pechos, caderas y glúteos) aplica cremas vitaminizadas o que contengan aceite de rosa mosqueta; si no pues comprarlas recurre al aloe vera. Lo único que tienes que hacer es conservar sus carnosas hojas en la nevera dentro de un tupper o bolsa. (Lávalas bien con agua antes).

A la hora de utilizarlas, haz un corte transversal en la hoja y utiliza el gel gelatinoso que contiene. Puedes mezclarlo con una crema o utilizarlo tal cual.

Esto mismo te sirve para el acné, para aplicarlo en forma de mascarilla en el cabello en caso de que se te caiga o pierda brillo.

Cuida la alimentación, la diabetes gestacional no perdona

No consumas azúcares refinados ni aceites que no sean saludables; la diabetes gestacional, es algo que puede presentarse en el embarazo y tiene riesgos tanto para ti como para el bebé. Si bien como en mi caso puede presentarse de forma pasajera, en un futuro podría reaparecer complicándote la vida.

A mí nadie me dijo qué podría ocurrirme y como se me antojaba el chocolate, en mi tercer embarazo comía cerca de una tableta por día. Cuando me hice la analítica me diagnosticaron diabetes gestacional y todo cambió.

Tuve que hacer una dieta horrible y especial además de aprender a inyectarme insulina y hacerlo a diario.

Esto también me jugó una mala pasada a la hora de pedir que me dejaran tener un parto natural; aunque había otros factores a contemplar podría haber sido uno menos en contra.

Por eso, cuida lo que comes. En mi segundo embarazo, se me dió por hacer dieta desde el principio; ésto basado en la experiencia de que con el primero subí 25 kilos. Bien, no comía nada me alimentaba a caldo de verduras hasta que mi entorno se dió cuenta y me explicaron los riesgos.

En ese momento (27 años atrás no había internet en Argentina) toda la info que podía obtener provenía de libros, del médico o de la gente.

¡Olvídate de la dieta, no es el momento adecuado para hacerla! Necesitas alimentarte pero de forma saludable y consciente y no hagas caso a eso de “Come por dos”.

Haz ejercicio

En el primer embarazo no hice nada, estaba con muchos cambios fue una revolución total y no pude centrarme en lo que era bueno para mí y para mi bebé. Solo quería dormir y olvidarme de todo.

En el segundo embarazo, tan solo 1 año y tres meses después ya estaba embarazada de nuevo (me falló el DIU) y en fin, todo fue diferente para mí, ya conocía lo que vendría y aunque cometí errores como el de la dieta al inicio del embarazo, esta vez sí que cuide de mi estado.

Cremas, lociones, ropa de pre-mamá, sujetadores adecuados, buena alimentación y ejercicio. Si bien luego de cada embarazo lograba recuperar mis 48kg la tarea no era fácil.

El ejercicio es fundamental, si ya venías practicando deporte habla con tu médico seguro podrás continuar haciéndolo a menos que tengas alguna contraindicación. También puedes  realizar ejercicio específico para embarazadas.

Un ejercicio que encantará a tu bebé y te relajará mucho es la natación o aquafitness; además de que en el agua no te lesionarás podrás fortalecer tus músculos y mantenerte en buen estado.

Esto no es solo para mantenerte en forma; la idea es que tus huesos y tejidos estén fortalecidos, el ejercicio ayuda  a que puedas tener una buena dilatación al momento del parto y que sea más rápido, además de que luego también te recuperarás antes porque tus músculos estarán fortalecidos.

Estos son los aspectos que me parecen fundamentales  en cuanto a cuidados durante el embarazo adolescente, seguro que hay mucho más ¿Eres adolescente y estás embarazada? ¿Qué otros aspectos podrías compartir? ¡Me encantará leerte!

 

*Descargo de responsabilidad: Este artículo se ha escrito en base a opinión y experiencia personal, fundamentado y documentado en fuentes citadas a lo largo del post sin intención de suplantar la recomendación médica.

Post by Veronik

Imagen: pexels.com

¿En serio?¿Te vas a ir sin comentar?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.